CUATRO FASES PARA TU REINVENCIÓN    

¿Necesitas un cambio urgente en tu vida?

Descubre cómo tu existencia puede acercarse a la que alguna vez soñaste, en menos tiempo del que imaginas.

Mantener situaciones dolorosas por largo tiempo acaba agotándote física y emocionalmente.

¿Has pensado a veces que no hay nada que hacer y que tu cambio es imposible?

Pues yo te puedo asegurar que es más fácil de lo que tú crees.

Es cierto que hay circunstancias que no podemos cambiar con un clic, como por arte de magia.

Pero también es cierto que sí podemos cambiar la forma en que las vivimos y conseguir que sean mucho más llevaderas.

¿Conoces las razones de tu bloqueo? 

¡Atenta! Te voy a contar la historia de una creencia

Un día inventaste una creencia que se conoce como: yo no puedo hacer nada con esto.

Luego te creíste tu propia alucinación.

Para rematarlo, te la repetiste tantas veces que ya está cincelada en tus neuronas.

Y ahora ya no tienes ni media duda sobre ella… ya hace bastante tiempo que te acompaña y casi sois amigas.

Cuando te aparece una oportunidad de salir de este túnel, tu creencia se agita y te suelta un chorro de argumentos, a fin de neutralizar esta oportunidad que la pondría en serio peligro.

Y una vez pasada la tentación, volvéis a vuestra vida cotidiana en la que tu función es seguir creyendo en ella, cual acto de fe, sin cuestionarla para nada.

En resumen, se llama: Resistencia al cambio y es lo que más nos hace sufrir en la vida. Creemos que sufrimos por el cambio y no es así: sufrimos por resistirnos a él.

Pero esa es sólo la primera parte de tu historia; la segunda está aún por escribir

Y puedes tomar el lápiz ahora mismo, si lo deseas.

Tú sabes que tu futuro no tiene que ser de manera inevitable una repetición de tu pasado.

No, a menos que pongas tu voluntad en que así sea.

¡Y, por favor! No vayas a culparte ahora por no haber sabido esto antes.

Al contrario: alégrate por haberlo descubierto ahora y no dentro de 10 años más. Te acabas de ahorrar 10 años de malestares.

¡Bienvenida! Has pasado a formar parte del escaso porcentaje de la población que abre los ojos y tiene la valentía de mirar su vida de frente y reconocer que es muy mejorable.

Prefiero que te lo cuente Marisa, que a sus 48 años sentía que su vida había terminado

profile-pic

Me ayudaste a atravesar el puente más complicado y peligroso de mi vida.

Estaba en un pozo, agotada, sin energía, sin brújula y sin mapa. Cuando ya pensaba que no podía ocurrirme nada peor, ¡zasca! Hablando mal, era como si hubiera pisado mierda.

Me empezaron a llegar cartas del juzgado y de los bancos, y me di cuenta de que lo que mi marido me había contado, no se parecía en nada a la realidad. ¡No se trataba de una pequeña deuda a la que no había podido hacer frente en su momento! Era una deuda mayor de lo que jamás podríamos pagar, ni trabajando dos vidas enteras.

Me hundí. Fue entonces cuando alguien me habló de ti y acudí a verte con los últimos restos de fuerzas que me quedaban. La calma que me infundiste y tu invitación a mirar la situación desde otras perspectivas, propiciaron que me sintiera capaz de dar algunos pasos que fueron fundamentales para detener una situación tan grave como el embargo de la vivienda familiar.

Poco a poco me fui tranquilizando y empecé a ver la situación desde otro punto de vista, en el que incluso había rendijas por las que se colaba un poco de luz, que yo aprovechaba enseguida. Bueno, el resto: abogados, negociaciones con bancos, etc. Pero lo real fue que yo empecé a tomar contacto con mi poder personal, aprendí a no hundirme, empecé a practicar tus ejercicios, a centrarme y a escucharme. Y hay cosas que aún hoy en día me parecen inexplicables. Pero sucedieron.

Me ayudaste a atravesar el puente más complicado y peligroso de mi vida. En la travesía aprendí más sobre mí que en los veinte años anteriores.

Por todo ello, ¡Muchas gracias, Imma!

Marisa L'Hospitalet

Si estás leyendo esto y si has llegado hasta aquí, ya no es casualidad

No creo en ellas.

Sí creo...

  • en los toques o en las llamadas del alma, que a veces se presentan en forma de conversación, de texto o de película. Da igual.
  • que cuando algo te toca, lo sabes.
  • que, cuando lo sabes, puedes abrirte a la posibilidad y permitir que estos pensamientos penetren en tu mente, mientras algo dentro de ti les da la razón.
  • que después de esto, sólo te queda rendirte a la evidencia de que hacer algo por ti está en tus manos.

Historia de un apeadero ¿Sabes por qué puedo radiografiarlo tan bien?

Porque he pasado por aquí.

En mi camino, me entretuve un rato en este apeadero. Y recuerdo lo mal que lo pasé.

También recuerdo que, después de abandonarlo, me di cuenta de que había sido mucho más fácil de lo que yo había imaginado antes de intentarlo.

Que lo más complicado fue dar el primer paso. Los siguientes se sucedieron casi por inercia.

Y un día me encontré con una vida nueva. Por fin había abandonado el maldito apeadero.

Casi te podría asegurar que después de tomar la decisión inicial, no sé mucho cómo fue sucediendo todo. Pero pasó.

Pasé de ser una mujer a la que las circunstancias personales le podían, a sentirme segura y tranquila con mis decisiones, a saber qué quería y qué no quería en mi vida. Y a poder reclamarlo o conseguirlo de formas cada vez más suaves.

¿Sabes por qué? Porque aprendí a conseguirlo desde dentro.

¿Conoces a Cesar Millán, el Encantador de Perros?

Sí, el adiestrador mejicano que consigue que los perros le sigan y le obedezcan. Pues durante un tiempo miré sus episodios en busca de alguna receta para mí; porque yo tenía dos pastores alemanes y un problema grave.

Era una época de mi vida en la que no me hacían caso ni mis hijos de 8 años, ni mis perros. Y llegué a sentirme como una mierda por ello. Quizás pienses que exagero. Pero tengo buena memoria y recuerdo perfectamente cómo vivía aquella situación de impotencia ante todo. Cualquier cosa me ponía a prueba, desde mi compañera de trabajo, hasta mis clientes de Servicios sociales.

Un día me derrumbé: fue al verme con la puerta del coche abierta y suplicando a mis dos perros que se bajaran. Llegué a pedírselo por favor. Se me saltaban las lágrimas. Y ellos me miraban pero no se movían. En un momento, creí ver un destello de menosprecio en la mirada del macho.

Después de eso, y observando todo el panorama de mi vida, decidí que hasta aquí había llegado. Y empecé con mi revolución particular.

Tenía ya algunas herramientas y empecé a ponerlas en práctica, a la vez que adquiría otras. Se trataba de ir a por todas. No tenía vuelta atrás.

No tardé demasiado tiempo en empezar a comprobar los cambios en mí y en sentirme escuchada por mis hijos. Y el cambio con mis perros fue espectacular. Estaban incluso pendientes de mí y cuando les daba una orden, a veces solo con un gesto, la ejecutaban al instante. Los perros quieren un líder que tenga una firmeza serena. Si no es así, te ignoran.

Antes de mi cambio, cuando me encontraba sola en casa, tomaba el mando el macho; y la hembra le obedecía a él. Yo era un puro cero a la izquierda. Normal, en lugar de una firmeza serena, lo mío era inquietud, inseguridad y drama.

Para mí, ver el cambio con el trato a mis perros, fue la prueba del algodón. Ni que decir tiene que todo en mi casa se transformó resonando con mi cambio. La relación con mis hijos mejoró mucho y mi marido empezó a valorarme más.

Imagina tu vida…

  • check
    Sabiendo lo que quieres y sabiendo que vas a ir a por ello.
  • check
    Viviendo en un diálogo permanente contigo que te ayuda a tomar las mejores decisiones.
  • check
    Disfrutando de los momentos que te has procurado porque sí, porque los merecías.
  • check
    Consiguiendo tus propósitos y disfrutando del camino.

Tengo una buena noticia para ti

Es una Masterclass, de mi programa de Mentoring Esencial, un programa diseñado de forma específica para acompañarte a realizar ese cambio que sientes que necesitas en tu vida.

En esta Masterclass vas a poder disfrutar del primer módulo de mi programa y de varios ejercicios prácticos que van a producir los primeros cambios en ti, desde el momento en que empieces a implementarlos.

ESTO SI ES PARA TI, SI…

  • check
    Sientes que ha llegado tu momento de pensar en ti.
  • check
    Sabes que es la hora de empezar a trabajar en tu bienestar.
  • check
    Piensas que ya te has regalado suficientes dosis de sufrimiento y quieres abrir la puerta de tu nueva vida.

ESTO NO ES PARA TI, SI…

  • Ya te has acostumbrado a vivir pasándolo mal y, a pesar del sufrimiento que conlleva esta situación, ha terminado por convertirse en tu zona de confort.
  • No estás dispuesta a poner de tu parte y piensas que el trabajo lo tengo que hacer todo yo.
  • No quieres darte ni una oportunidad.

Te invito a descargarte mi Masterclass

Por solo 47€